sábado, 3 de mayo de 2008

¡Yo soy yo y mi circunstancia!



A raíz de la experiencia sufrida por nuestro fiscal general en un reciente y fallido viaje a Estados Unidos, me he puesto a pensar en lo que mucha gente debe aguantar de otras personas, oficiales de migración, de seguridad, etc, que (al parecer) abusan de su autoridad.

La famosa frase de Ortega y Gasset no es solamente un cliché. Creo que es una realidad. En el famoso experimento de Stanford, a principios de los 70's se pudo comprobar que gente normal, equilibrada, se convertía en sádicos carceleros o quebrantados reclusos, si ese era el papel asignado a ellos. Creo que es un poco la metáfora del sapo, que es capaz de cocinarse en agua hirviendo (sin saltar de la olla) si le vamos subiendo la temperatura poco a poco...

Y esto lo pone a pensar a uno realmente. ¿Somos buenos o malos, o eso depende de las "circunstancias" en las que nos encontremos?

En las situaciones como la del señor Dall'Anese yo siempre trato de ser muy paciente, pues uno lleva las de perder en estos casos, y es inútil ponerse a discutir. Me hago a la idea de que ellos son entrenados a no tomar decisiones y solamente cumplir con el protocolo que tienen asignado.

En Youtube hay un documental más extenso sobre el infame experimento, dividido en tres partes, pero únicamente en inglés. Parte 1, Parte 2, Parte 3.

23 comentarios:

H3dicho dijo...

Mae, en realidad esos maes de migración son unos atorrantes..

Y son peor los de migración canadienses..

Muchas veces los mismos latinos lo tratan peor a uno que un white boy..

Increible..

Si, pienso que las personas depende las circunstancias pueden aprender a ser carepichas... he conocido gente tuanis,q ue despues de desempeñarse en cierta posición de autoridad se han vuelto unos completos malparidos..

Increible la mente humana..

Amorexia dijo...

La actitud prepotente de un país deriva de su país, y sostengo que es una lástima que en este país existan distintos tipos de ciudadanos, los de primera como el Sr Dall anese que merece todo el escandalo y berrinche de la patria y patriotismo desencadenado a partir de su experiencia, y los demás, seres que soportamos esos abusos sin siquiera tener acceso a hacer denuncia pública de el mismo, y peor aún, que somos tratados así o peor de parte de compatriotas; es decir sin opción de xenofóbia)en entidades públicas, simplemente por que el poder corrompe.
Si lo que le paso al fiscal, le pasa a Juan Pérez (y todos los días le pasa a Juan Pérez) nadie diría nada, no sale en los diarios, y no se exige disculpas de el embajador... curioso no?
Y cuando uno va a una entidad gubeernamental y el energumeno de el mostrador nos atiende con pereza y desgano, o parece que nos va a morder? es simple, el poder corrompe, y en el caso de los gringos 2 cosas, prepotencia por poder, y xenofobia... fascista y un poco disimulada su expiación de culpa en los extrangeros en su paranoia.

andrés dijo...

Es una triste realidad pero pienso que debemos lidiar con ella, son dispositivos de seguridad que aunq en algunas ocasiones nos parezcan exagerados, histrionicos y sin sentido son males necesarios y de una u otra forma el precio de vivir en sociedad.

No justifico la altaneria de la migracion gringa, y no es la única, el año pasado estuve en venezuela de paso para cambiar aviones y creanme que fue una experiencia bastante desagradable desde el mal trato hasta las mordidas que los mismos maes de seguridad pulsearon.

Tal vez a uno le molesta por que no es un delincuente ni un loco o terrorista pero no podemos decir o asegurar lo mismo de todos los demas de la fila... a veces esa represion que nos parece estupida hace que el verdadero loco que esta detras de nosotros lo piense dos veces...

Como dije, un mal necesario aunq jamas justificable cuando la gente se corrompe por q les dan poder!.

SarksTico dijo...

lo q pasó con Dall'Anese sucede todos los días, pero los casos no son publicitados.. y no me refiero a un aeropuerto o a migración mucho menos a Estados Unidos...
Sino al poder que se le otorga a cualquier persona según su cargo, y el uso que le dé al mismo..
Esto pasa en la CCSS, en un banco privado, en un videoclub, en cualquier lado.. es una condición meramente humana..

Ví una peli hace algún tiempo que tocaba ese tema de "carceleros/reclusos" inducidos.. muy cruda, muy realista.. supongo q se basaba en el experimento.. de verdad q los humanos somos únicos..

Carlos Alberto Arellano dijo...

Terox:

Como ya sabes, Asimov describe en «Bóvedas de acero» ciudades subterráneas en la Tierra. Este hecho está muy relacionado con su claustrofilia (afición a los lugares cerrados.) Robert Heinlein lo acusó una vez (en broma) de estar haciéndose rico a costa de sus neurosis.

Por otro lado, Asimov sufría de acrofobia. En su libro «Yo, Asimov», el buen doctor nos cuenta unas anécdotas buenísimas sobre este problema.

Carlos Alberto Arellano dijo...

Terox:

En La máquina del cuerpo, un libro de Christiaan Barnard, nos cuentan que en una famosa serie de experimentos psicológicos se puso de manifiesto que gente perfectamente normal era capaz de administrar choques eléctricos mortales a gente tan corriente como ellos mismos, cuando una figura autoritaria les persuadía a que lo hicieran.

Carlos Alberto Arellano dijo...

Terox:

Excelente corto. Muy interesante. Un sociólogo argentino, no recuerdo su nombre en este momento, dijo una vez que podemos ser buenos y malos al mismo tiempo.

Grandes tiranos, capaces de ordenar el asesinato de millones de inocentes, eran muy buenos con sus amantes, con sus parientes, con sus amigos. Desde el punto de vista de esas personas, esos genocidas eran bellísimas personas.

Nada es verdad, nada es mentira, todo es según el color del cristal con que se mira.

¡Saludos!

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Lo interesante es que cuando Brasil les hizo lo mismo, le tomaba fotos a los ciudadanos norteamericanos, ahí no les gusto y hasta pegaron el brinco.

Al final creo que la gente se vuelve arrogante, cuando la camisa les queda grande, no hay nada peor que darle poder a una persona que no la sabe manejar.
Saludos

Griselle dijo...

¿Somos buenos o malos? Somos buenos y malos. Nadie es bueno totalmente, nadie es malo totalmente. Se necesita ese balance interno que en gran parte dará forma a lo que somos. Para conocer el bienestar es necesario que hayamos experimentado la maldad. Lamentablemente, la balanza no siempre esta en el medio y ahí es donde se generan la mayor parte de las injusticias.

Terox dijo...

H3dicho: mae, para que vea. Yo no dudo que en todo lado tengan esa tendencia (algunos más que otros). ¿Quién diría que los canadienses se pusieran pesados?

Amorexia: eso pasa aquí o en China. No es igual tener acceso a medios masivos de comunicación o ser del gobierno. Yo me hago a la idea de que ahí los instruyen a no pensar en forma independiente y sólo a seguir el procedimiento. Conozco un mae que trabaja con ACNUR y el 100% de las veces que pasa por USA le hacen "preguntas adicionales" (tal vez por haber vivido en Afganistán).

Andrés: exacto. Un mal necesario. Y además, el poder en cualquier parte, corrompe, aunque sea un poco.

Sarks: yo creo que a lo mejor, alguien que entra a trabajar en esos lugares, va con entusiasmo, pero luego el sistema se encarga de "asimilarlo" y se vuelve un "zombie" de la burocracia (o se va a trabajar a otro lado).

Carlos Alberto: también recuerdo otra novela donde se presentaba el caso contrario. Un planeta donde había tan pocos humanos, atendidos por robots, que el contacto físico entre ellos se consideraba una abominación. Y en algún lado ví un video con ese experimento o uno muy similar, aunque los choques eran fingidos, lo cierto es que quien apretaba los botones no lo sabía... Y sí, todo es según el cristal...

Roy: no hay nada peor que poner a un indio a repartir chicha...

Griselle: y no se trata solo de abusos de autoridad. A veces a uno le cuesta tanto ponerse en los zapatos del "otro", y lo juzga con dureza, mientra para sí mismo justifica todo...

gonzo dijo...

Yo estoy de acuerdo con Terox en que lo del viaje de Dall'anesse debe ser visto en un cotexto. Creo que el "Escandalo de la Valija" debe ser considerado antes de enojarse con los oficiales de migracion.

Mariel Ramírez Barrios dijo...

Aguante Ortega,carajo!! pero me gusta más la segunda frase de su creación que siempre se olvida:
!" y todo aquello que yo pueda hacer para modificarla""
Por alguna experiencia personal como ayudante de trabajos prácticos de Fisiología,estoy segura de que el tema del sapo es como mínimo,dudoso.Yo le tenía que meter a uno una pipeta en el culo,para sacar orina de la cloaca,y te aseguro,tico ,que lo hacía suave y el vago se resistía.había que verlo!!!!!!!!!!!
te quiero,che.

Mariel Ramírez Barrios dijo...

Fuera de broma,al final,con respecto al post ,lo que quise decir es que es inmoral
ladrón
corrupto
el que puede
está en su naturaleza
y ninguna circunstancia lo justifica.o no hemos pasado nosotros por aquellas que nos han podido llevar a los extremos,y hemos puesto el límite que nos da la buena leche?

Terox dijo...

Gonzo, precisamente. Ya han pasado casos... Diay, hace poquito detuvieron a un poco de ticos que traficaban con pasaportes...

Mariel, pobre sapo. Para él, vos eras como el oficial de migración que no te quiere dejar pasar... jajaja. Lo que pasa es que eso del agua hirviendo es como meterle la pipetita pero como a un milímetro por minuto... Esa templanza a prueba de todo es muy escasa... Además, a los policías no los escogen porque sean muy corteses o agradables al trato, para empezar... Saludos de rabo cortado y orejas caídas...

TicoExpat dijo...

Compas,

De mi experiencia personal:

Todos los annos me toca renovar la visa de trabajo y tratar con gente de Migracion, y todos los annos me da no se que. A mi -hasta el momento- me han tratado relativamente bien, pero igual, la prepotencia inherente en este tipo de puestos, creo que por el comando no tan claro de "colar a los indeseables" mezclado con un caso serio de "burocraciatis" crea un monstruo de una persona normal. Por ejemplo, su ceguera y poder absoluto evita poderles cuestionarles sus errores -nombre mal escrito, tipo de visa, cobros excesivos, etc. Esto en el mejor de los casos.

Lo peor es ver como tratan a los extranjeros obreros. Estan a la par de uno y a mi se me paran los pelos de las intransigencias a que llegan y las hummillaciones que pasan a la bulla de los cocos. Estan completamente desprotegidos, pero igual lo esta cualquier pobre -materialmente- que trabaja por necesidad en otra parte del mundo, sea Latino en EE UU o africano en Espanna.

Las disque medidas de seguridad en EE UU son tambien meramente cosmeticas. Cuelan el mosquito para dejar pasar el elefante. Preguntele a cualquiera de linea aerea, que estas medidas -quitarse los zapatos, no llevar liquidos- no disminuyen el riesgo, y que si no han tenido otro incidente, es mas porque los terroristas no hay querido. Las medidas que SI se deben tomar son demasiado costosas, y al final, the bottom line rules.

A mi tambien me paso un chile en Canada, porque llevaba muchas malestas casi no me dejan entrar. Y eso en los tiempos en que no necesitabamos visa para ir alla.

En cuanto a lo del fiscal, citemos a Aquileo: La ley se estira y encoge, depende a quien se le aplica... Cortina de humo publicitario, que oculta algo todavia peor: que nos estan dando atolillo con el dedo, montando un show para desviar la atencion de donde realmente hay algo todavia mas podrido...

Terox dijo...

TicoExpat, para que veamos que hasta en las Antípodas se cuecen habas...

Julio Córdoba dijo...

Terox:

Si bien es mejor crear un enemigo externo imperial para desviar la atención del resultado judicial interno, mejor hablemos de las circunstancias.

Hay tres situaciones, me parece, en que lo peor de alguien puede aflorar en detrimento del trato al prójimo:

Necesidad extrema: En las hambrunas la jerarquía de motivaciones pierde los niveles morales. Es ahí donde el robo y canibalismo afloran. En escenarios menos extremos pero subjetivamente dañinos (empresas enfermas) el serrucho, el robo de oportunidades, arribismo, etc. es motivado por recursos organizacionales escasos.

Responsabilidad.Quien es mandado no es culpado. El experimento de Milgram concluyó que la gente es capaz de hacer daño a otros si siente que la responsabilidad de otros.

Arrogancia. Cuando una persona ingresa a un nivel social o económico superior, de modo abrupto, a veces pierde la empatía porque se obnubila por su ego.

Terox dijo...

Cierto Julio. Yo agregaría el "hombre masa", cuando estás en un grupo incontrolado, es facilísimo traspasar los límites que vos solo o con unos cuantos no pasarías... En fin, creo que en un momento dado, todos hemos pecado por alguna de estas causas...

Carlos Alberto Arellano dijo...

Terox:

Viendo que no has publicado, te cuento que acabo de venir de un sitio en Internet que ha publicado el poema de una escritora mexicana... sin mencionar su nombre.

La escritora tiene debidamente registrado el poema en México. Muchos amigos han ido a quejarse al sitio. También la escritora. Algunos han escrito (incluso hay un comentario en letras gigantes y en color rojo): ¡NO AL PLAGIO!. La escritora ha dejado un comentario donde dice: Este poema es de mi autoría y está debidamente registrado.

Pero no pasa absolutamente nada.

Conclusión: No hay ninguna protección contra los robos de material original. Me refiero, en especial, a cuentos y poemas.

¿Por qué caracho no mencionan el nombre de la escritora? ¿Por qué no escriben su nombre al pie del poema?

Las protestas de mucha gente, incluyendo los de la propia autora, en los comentarios del sitio, no sirven para nada. No les hacen ningún caso.

¡Qué impotencia debe sentir esa mujer!

(Yo no pude dejar mi protesta. Hice clic en varios lados, para ingresar en la ventana de comentarios, pero no hubo caso. Las instrucciones del blog parecen estar escritas en alemán.)

¡Saludos!

Terox dijo...

Carlos Alberto, eso pasa en todas partes. No hay forma de "vacunarse" contra ello. También el cyberspacio tiene un lado oscuro... solo nos queda denunciarlo...

Carlos Alberto Arellano dijo...

Terox:

Seguro que se trata del mismo experimento. Por supuesto: los choques eléctricos eran fingidos. Pero los que los aplicaron no lo sabían.

Capitán Melcocha dijo...

Es tan simple como pensar que el poder corrompe. Dele el liderazgo de un grupo al bombeta más inadaptado de cualquier grupo y verá como pronto empieza a pegar gritos.

La naturaleza humana es sumamente extraña, no responde simplemente al instinto de supervivencia,sino también al orgullo y vanidad.

Terox dijo...

Pues sí, Melco, eso lo resume todo. Y a su vez, mucha gente simplemente tiene problemas con al autoridad, creen que el mundo gira a su alrededor... sin volver a ver a nadie...