jueves, 18 de septiembre de 2008

Héroes verdaderos: Rudolf Vrba y Alfred Wetzler


Rudolf Vrba (1924-2006, preso No. 44070), judío nacido en Trnava, Eslovaquia, fue expulsado del colegio a los 15 años, sin embargo, se decidió a autoformarse, estudiando inglés y ruso, mientras trabajaba en una fábrica local. Poseía una memoria fotográfica, que luego sería clave para su aporte a la salvación de miles de judíos. Fue capturado el 30 de junio de 1942 tratando de cruzar la frontera con Hungría, y enviado a Auschwitz. Ahí eventualmente le fue asignado un trabajo catalogando las pertenencias de los recién llegados.

Alfred Wetzler (1918-1988, preso No. 29162), también originario de Trnava, era un tímido periodista que a la sazón trabajaba en la administración del campo, registrando las fechas de llegada, procedencia y cantidad de los prisioneros.

Desde su puesto, Vrba pudo ver en toda su extensión los horrores de esa fábrica de muerte. Sólo un 20% de los prisioneros que llegaban eran considerados aptos para el trabajo (lenta muerte por desgaste) mientras que al 80% (ancianos, niños y enfermos) les era proporcionada una pastilla de jabón, una pequeña toalla y eran conducidos para lo que creían sería una ducha, pero en realidad se trataba de la muerte por gas.

A principios de 1944 Vrba se enteró que se planeaba aumentar la escala del genocidio, incluyendo una línea de ferrocarril adicional para el "salami húngaro" (judíos). Vrba decidió que debía tratar de evitar un crimen aún mayor. Comenzó a analizar los intentos de fuga fallidos (terminados con la horca), para encontrar la forma más viable de efectuarla. Se unió a Wetzler, y juntos desarrollaron en detalle el escape. El truco consistiría en burlar durante 3 días las partidas de búsqueda. Luego de ese plazo, el protocolo alemán los daría por evadidos... Dentro de su pequeño equipaje llevaron la etiqueta del uno de los botes de gas Zyklon B, pieza a la larga fundamental para el informe que posteriormente redactarían.

El viernes 7 de abril de 1944, víspera de la Pascua, aprovecharon la niebla para camuflarse dentro de una pila de tablones de una construcción anexa al campo. Previamente la habían rociado de gasolina y tabaco para confundir a los perros. Se quedaron allí, en las narices de los oficiales del campo, durante tres días y tres noches, sin comer ni beber. A los tres días, las labores de búsqueda cesaron y Himmler en persona fue informado, mediante un telegrama, del suceso. Así de importante era que no escaparan testigos presenciales de la "solución final".

Los evadidos, rapados y con vestidos de rayas, comenzaron un peligroso viaje. Un día completo tuvieron que permanecer tirados y cubiertos de barro a orillas del río Sol, para evitar a una patrulla de policías. Al sexto día, decidieron arriesgar y pedir ayuda en una granja local. Con la orientación y la comida que consiguieron ahí, pudieron proseguir en forma más firme, y el 21 de abril llegaban de nuevo a su patria, Eslovaquia, alcanzando la ciudad de Zilina, a unos 160 kms de Auschwitz.

Pero ellos tenían un propósito. De inmediato se dirigieron al Consejo Judío de la Ciudad, donde fueron interrogados por aparte, para contrastar sus testimonios. Luego se dedicaron meticulosamente a preparar diagramas de la disposición del campo de concentración, y descripciones detalladas de lo que ahí ocurría para que resultaran verosímiles. Fueron confeccionadas tres ejemplares (de 32 páginas) del "Protocolo de Auschwitz". Uno se envió a Palestina (nunca llegó), el segundo a un rabino que tenía contactos en Suiza, llegando finalmente a los británicos, y finalmente, otro al nuncio papal (llegó al Vaticano 5 meses después). Este testimonio eventualmente desencadenó los bombardeos en los sitios donde se construía el ferrocarril desde Hungría, y finalmente, el gobierno húngaro cesó de entregar a los judíos húngaros a los alemanes. De esta forma, se salvaron gran parte de los 100,000 judíos húngaros que aún no habían sido puestos en manos nazis.

Después de la guerra, Vrba estudió química en Praga, obteniendo el doctorado en 1951. Trabajó en Israel como investigador en la química cerebral, la diabetes y el cáncer. En 1970 emigró a Canadá, donde se dedico a la docencia en la Universidad de Columbia. Murió en 2006, siendo objeto de un obituario especial en el New York Times. Wetzler falleció en 1988, sin honores ni reconocimiento, amargado por ser la parte olvidada de esta historia.

A través de Kurioso

19 comentarios:

Amorexia. dijo...

Pués deben de haber miles de historias, miles de héroes desapercibidos, pero a fin de cuentas la historia siempre podrá reconocerlos. Honor.

Sakludos desde mi extraño país.

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Increíble historia, como el espíritu humano, hace cosas increíbles para sobrevivir. Ese poderoso espíritu del don de la vida es impresionante en todas estas historias de guerra y de supervivencia.

Yo siempre he creído que ninguno de notros, de los que pisaron la tierra desde el principio de la creación y hasta el día de hoy es por casualidad.

Todos tenemos un propósito, y unos tienen un papel extraordinario en sus vidas, y sobresalen de una manera fenomenal, y hace actos heroicos que salvan miles de vidas.

Creo que al morir, su alma y su espíritu están con su Creador, ya que su nobleza debe ser reconocida en los cielos, aunque en la tierra murió sin ser reconocido.
Saludos

Gizela dijo...

La historia es increible.
Nunca la había leído.
Así imagino habrá muchas de héroes anónimos.
Sabes que me preocupa a mi?
La poca información que manejan nuestros jóvenes,del horror que significó, el exterminios judío y no judío, por parte de los nazis.
En la época en que yo era adolescente, continuamente por TV, y por cine, se nos mostraba la lo que fue esa pesadilla real, en la que vivieron los pueblos aplastados por la bota maldita de Hitler.
Y estoy convencida, que manteniendo vivo el recuerdo de ese horror, se puede prevenir que semillas envenenadas, encuentren suelo fértil, de nuevo.
y...
¡que bueno que estés difundiendo el vídeo de Amnistía Internacional!
Un abrazo Madrileño.
Gizz

JAVIER AKERMAN dijo...

Unas biografías loables. Hace pocos días hubo un homenaje en mi tierra (Galicia) a tres mujeres que ayudaron a huir a muchos judíos de los nazis. Es muy digna la labor de dar a conocer estas historias.
Un abrazo.

gonzo dijo...

muy intesante la verdad... yo en lo personal no conocia su historia

andrés dijo...

Terox increibles historias las que nos traes aca de heroes verdaderos, todas y cada una me han conmovido, todas me han puesto a pensar en la capacidad del ser humano, su determinacion para sobrevivir ante la adversidad.

Esta historia, fantastica, lo único lamentable es el olvido que sufrio Wetzler, triste que no tuviera su reconocimieto en la tierra aunq estoy seguro lo obtuvo en el mas alla.

Saludos T men

Terox dijo...

Amorexia, por cada historia que uno conoce, debe haber un montón que quedan en el olvido.

Roy, lo más interesante del caso es que no sólo pensaron en su propia sobrevivencia sino en los otros judíos (los húngaros) que sucumbirían si no se hacía nada. Y si todos tenemos un propósito, algunos como que tienen vocación de mosca (jode y jode y jode....) jajaja.

Gizela, recuerdo una miniserie impresionante que se llamaba Holocausto (gringa). Ahora muchos "revisionistas" quieren hacer creer que todo es un montaje "sionista". Por cierto, aquí se pueden conseguir más de 85,000 fotografías relacionadas al holocausto..

Javier, bienvenido. Como dice el Talmud: "Quien salva una vida, salva al mundo entero".

Gonzo, esos sí fueron tiempos difíciles...

Andrés, pues confiemos en que así sea. En todo caso, dicen que la mejor recompensa en hacer el bien es la satisfacción propia.

gartuz dijo...

Yo creo más bien que todos los seres humanos tenemos una historia increible que contar. Pero todas no pueden ser contadas o todas no pueden ser recordadas.

Terox dijo...

Gartuz, pues quién sabe. Algunas son más increíbles que otras. Yo no recuerdo haber estado a punto de morir, al menos que me diera cuenta (jajajaja)...

delfin en libertad dijo...

Que en esos años terribles de exterminio, oscuros, malditos, esperemos que sean irrepetibles, la angustia el frío el hambre, el dolor y el terror no hayan sido obstáculo para que existieran héroes cómo Rudolf y Alfred poniendo en peligro sus propias vidas, por el bien de miles de personas, ellos nunca pasarán inadvertidos. Salud.

Capitán Melcocha dijo...

pues creo que al ultimo no debería importarle haber muerto en el anonimato, pues ahora se le recuerda como lo que fue, uno de los heroes reales, que si son desconocidos en su hazaña al momento de realizarla, son seguidos por miles años después, como el ejemplo de que el corazón humano es más que cualquier puta guerra que nos claven.

Descansen en paz.

Julio Córdoba dijo...

Qué lujo de post. Hay páginas olvidadas pero con estos esfuerzos cada vez son menos.

Terox dijo...

Delfín, pues no sabría decir si habremos dejado atrás el periódo cruento. En otras partes del mundo (Africa sobre todo) todavía pasan atrocidades a una escala mayúscula. Creo que los héroes nos ayudan a recordar las tragedias y a la vez nos inspiran para superarnos en las que nos toque vivir a nosotros. Es una luz que nos llega del pasado y que debemos conservar para el futuro...

Melco, pues el reconocimiento individual es un alimento que pide el ego, algo que es muy difícil de controlar. Según leí, ambos escribieron sendos libros contando la hazaña, pero Vrba fue más elocuente y exitoso.

Julio, dichosos lo ojos... creo que son muchísimo más las páginas heróicas que nunca llegaremos a conocer...

GAlcidesS dijo...

Prison break...

Terox dijo...

Galci, de las que he visto, más bien Shawshank Redemption...

Methos dijo...

Desgraciadamente la vida es así. La gente idolatra a músicos, actores y millonarios que hacen estúpideces, mientras que los héroes pasan desapercibidos.

Terox dijo...

Methos, eso es bien cierto, se admira gente por la razones más tontas que puede uno imaginar...

Ka-tica dijo...

Pues si Terox, los heroes anonimos que mueren bajo la sombra de una historia no contada creo q ya son muchos! por suerte siempre existirá algun camino por el cual salga a la luz aunq sea una version de la historia!
=D gracias por compratirla con nosotros!

Terox dijo...

K-tica gracias por el comentario. La gracia es que estas historias nos motiven a hacer algo, aunque parezca insignificante, que puede mejorar el mundo. Tal vez una sonrisa o un gesto amable sea suficiente para alegrarle el día a alguien...