viernes, 28 de agosto de 2009

Efecto Placebo: más fuerte que nunca!


A través de Frekonomics, encontré un interesante artículo que da cuenta que en los últimos años el efecto placebo (o sea, el alivio o cura de una enfermedad producido por una sustancia inerte a esos efectos) se ha vuelto más potente (un 20% en pruebas de "fase II" y un 11% en "fase III"), al extremo de "traerse abajo" posibles nuevas drogas de alto perfil. Incluso drogas que fueron estrellas en su tiempo, como Prozac, se muestran débiles en pruebas de seguimiento.

Y es muy posible que las grandes compañías estén siendo víctimas de sus propias campañas publicitarias. O sea, creemos tanto en la medicina moderna que esa fe resulta suficiente para producir efectos. También parece estar ligado a que los objetivos de estos nuevos medicamentos están más enfocados a procesos más estrechamente ligados al sistema nervioso central con lo que el cerebro y todo lo que lo afecte cobra primordial importancia. El caso es que las farmacéuticas están tan preocupadas que van a lanzar un estudio para tratar de encontrar las causas de esto.

En fin, hay mucha tela que cortar, incluso el tamaño, color, forma y número de las píldoras podría tener que ver con su "efectividad".

Tal vez la ciencia médica está descubriendo algo que filosofías antiquísimas han sostenido: el poder de la mente.

9 comentarios:

Conochesanjosedenoche.com dijo...

Di mae si ud tiene fe de que comerse un cerote lo va hacer inmortal de por un hecho al menos un año mas de vida se ganar ja,ja

rigo dijo...

La mente humana es lo más poderoso que existe.

Salud a nuestros ancestros, los homo habilis, que eligieron desarrollar la inteligencia por sobre la fuerza.

El ser humano es tuanis. : ]

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

A como van pasando los años podemos ir viendo como las medicinas estrellas van perdiendo lugar en el mundo de la salud. Como que todo muta y hay cambiones muy acelerados, para mí los virus se globalizaron en el sentido de esos cambios tan rápidos y tan sorprendentes.

Hoy como nunca podemos ver los cambios en las enfermedades, se dan en cuestión de días o semanas, algo que no pasaba antes, ya que no cambiaban durante años.

Si nosotros nos auto ayudamos y nos auto terapiamos, la mente puede jugar un papel importantísimo.

Al final de cuentas la inteligencia emocional juega un papel importantísimo en nuestras vidas y decidimos si deseamos amar o odiar, que al final de cuentas es una decisión personal, y así también decidimos si queremos ser felices o no.

Entonces porque no decidir desde lo más profundo de nuestra alma sanarnos nosotros mismos, creo que eso es una realidad.

Y eso que solo usamos un porcentaje de nuestro cerebro. La fe mueven montañas dice un sabio refrán.
Saludos

WOLVERINE dijo...

Nunca hay que subestimar el poder de la mente, yo puedo dar un testimonio de una señora que llevaba màs de tres meses en cama, ella vivi en Puerto Quepos, mi tierra natal, el caso es que hace algunos meses ella me llamò para que en mi proximo viaje le llevara una botellita de agua bendita, que ella tenìa fè en la Virgencita de los Angeles que eso la iba a curar de su enfermedad.
El caso es que cuando viajè a Quepos se me olvidò la bendita agua, y no podìa quedarle mal a la señora, asi que en quepos centro en un restaurante llenè la botella y de agua del tubo.

La señora recibiò con tanta alegria la botella que hasta me abrazò y me besò, confieso que por dentro me sentìa mal por el engaño, pero increiblemente dos dìas despues esta señora estaba curada de todos sus males, caminaba por todos lados y le contaba a las personas el milagro de la cura por el "Agua Bendita" entonces comprendì realmente lo que es el poder de la mente, el poder de creer en algo o alguien.

Salu2 de WOLVERINE.

PD: Si quieres agua bendita mejor ve tu mismo a traerla a la fuente bendita, no confies en mi ni en nade para que se la lleve. :-)

andrés dijo...

Que increible el poder de la mente, en verdad no sabemos nada del potencial de esta gran herramienta que aun esta evolucionando...

Juan de los Palotes dijo...

El deseo de curarse puede hacer «milagros». Y aunque los medicamentos ayudan a mucha gente a tener una vida mejor, también pueden hacen daño (y lo hacen). Todos los medicamentos tienen efectos secundarios. ¡TODOS! Ahora recuerdo el caso de un hombre al que le dijeron que tenía SIDA. Entonces empezó a incorporar en su organismo los medicamentos adecuados para su enfermedad. El hombre estaba cada vez peor. Llegó el día en que no aguantó más tanto sufrimiento. Pensó que lo mejor era morirse de una buena vez. Suspendió la medicación y se preparó para morir en paz… Y entonces su salud empezó a mejorar… día tras día, hasta que se recuperó por completo. ¡Nunca había tenido SIDA! Fue un error en el diagnóstico. Los medicamentos (que no tenía por qué tomar) le estaban matando. También vale la pena recordar el abuso de los antibióticos… que está enfermando a mucha gente en todo el mundo. Millones de personas están enfermas de tomar TANTOS MEDICAMENTOS. De tanta BASURA incorporada a su organismo. Un ejemplo: El estreñimiento se debe a que la gente no sabe que debe consumir fibras todos los días. Salvado de trigo y de avena (por ejemplo). En lugar de eso consumen purgantes… que hacen MUCHISIMO DAÑO al sistema digestivo.

Saludos.

Ricardísimo dijo...

La mente es un misterio. Punto.

*°·.¸¸.° Heidy °·.¸¸.°* dijo...

Cuando yo era chiquilla, vivía quejandome de dolores. Mi mamá sacaba una botellita y me daba una cucharada del jarabe que contenía. Y yo me curaba.

Años Despues supe que la botellita sólo tenía... agua con azúcar!!

Todo un placebo

La mente es poderosa.

Saluditos

Terox dijo...

Conoche, diay, haga la prueba y luego me cuenta...

Rigo, diay, es cuestión evolutiva y no volutiva. Más bien, diría que tuviste buen tino de elegir ser humano y no otro primate...

Roy, diay, lo importante es estar abierto a varias terapias (y no dejar las tradicionales).

Wolverine, exactamente el efecto placebo en acción. A fin de cuentas, si el tratamiento da resultado, ¿cuál es el clavo?

Andrés, ojalá y se hicieran estudios y luego desarrollaran medios prácticos para aprovecharla.

Juan, diay, nada raro que alguien medicado para una enfermedad que no tiene se sintiera mal. Si no hubiera sido así, significaria que esas medicinas no eran sino placebos... Ahora hay muchas alternativas para las pastillas, pero en cosas graves, prefiero que me vea un médico (o varios). Lo importante es informarse adecuadamente y no creer todo lo que le dicen.


Ricardísimo, no crea, poquito a poco se puede ir dilucidando el misterio...

Heidy, precioso ejemplo también...